• CALENDARIO

    septiembre 2017
    L M X J V S D
    « Ago    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

MAGALLON EN IMAGENES

Anuncios

BODEGAS DE MAGALLON; LA CULTURA DEL VINO

Roma impulsó la cultura del vino en la Comarca de Borja. Cristianos y judios potenciaban su uso en la Edad Media. Con la reconquista y la fundación del Monasterio de Veruela por la orden cisterciense, se impulsó el cultivo de la vid. El proceso de la creación del vino es sencillo: plantar los barbados, podar las cepas, labrar la tierra, vendimiar gabinete en mano y trasladar la uva a la bodega para la elaboración del vino. Pisar la uva, dejar cocer en cubas y prensar, así se obtenía y se sigue obteniendo el preciado liquido.

En la Comarca de Borja se sabe por documentos de mediados del siglo XIX que se exportaba vino de Ambel, Bulbuente, Bureta, Magallón y Agón principalmente. Tras las desamortizaciones de principios del siglo XIX casi todo el mundo podia tener una bodega en su propiedad para elaborar vino tanto de consumo propio como para venta. A lo largo del siglo XIX y del XX las bodegas irán adoptando las formas y usos que hoy conocemos. Podían aparecer en cerros o en el interior de las casas.

 

 

Las bodegas no solo son un espacio para la realización del vino, tenían otros usos como el juego, la magia y la superstición. El mundo del vino siempre se ha asociado con elementos sagrados o mágicos. También es sabido que allí se celebraban las meriendas tradicionales, en las que mayoritariamente solo entraban hombre. En la actualidad, en Magallón, el día 23 de abril o día de San Jorge, las puertas de las bodegas se abren para visitarlas y degustar el vino de la localidad.

En las comarcas de Aranda, Tarazona, Campo de Borja y Moncayo podemos dividir entre tres tipos de bodegas:

  • Ubicadas en cerros: Torrellas, Santa Cruz de Moncayo, Cunchillos, Grisel, Lituénigo, Trasmoz, Vera de Moncayo, Añón, Talamantes, Ambel, Bulbuente, Maleján, Borja, Ainzón, Bureta, Albeta, Magallón, Alberite de San Juan, Pozuelo de Aragón, Fuendejalón, Tabuenca y Calcena.
  • Bodegas de los castillos: Ambel, Vierlas y Malón.
  • Bodegas en casa: San Martín del Moncayo, Litago, Añón, Alcalá, Novallas, Malón, Vierlas, El Buste, Bisimbre, Agón y Mallén.

Estas bodegas eran en inicio propiedad de hombres o mujeres viudas, por herencia.

 

 

 

ESTANCIAS, USOS Y HERRAMIENTAS DE LAS BODEGAS EN CERRO
En el Campo de Borja algunas de estas bodegas alcanzan grandes dimensiones. La abundancia de bodegas como en Magallón da lugar a la existencia de plazas, calles y barrios. Barrios como: Las Bodegas, El Abrevador, Valturera, El Collado, Torrién, La Retuerta, El Calvario, El Barranco, Caracierzo, La Molilla, Valdejusticia o El Cementerio. Es un paisaje de bodegas formado por pequeños montículos. La mayoría de las bodegas tienen entre 40 y 80 metros cuadrados, y una altura de 2 a 4 metros. Las partes son: pórtico, puerta, caño, salón ( con lumbrera y pisadera), espacio para la prensa y pocicos.
  • Los pórticos o cubiertos son los lugares previos al acceso a las bodegas. Suelen tener planta rectangular o cuadrada y un alzado delimitado por dos muros perimetrales y la puerta de acceso. Están cubiertos a doble vertiente, los muros estan realizados por cantos rodados de río o mampostería, el cubrimiento se realiza con madera, cañas y tierra. A menudo aparecen dos poyos a ambos lados de la puerta, que hoy en día se utilizan para descansar o tomar el sol. Los vanos de acceso en piedra suelen ser de medio punto o adintelados, presentan frontones triangulares, curvos o rectos, realizados con lajas de piedra.
  • Tras la puerta nos encontramos con el caño, tunel o pasillo que nos introduce a la bodega. El primer tramo esta realizado con cañizos o lajas de piedra de tamaño espectacular, de este modo arroja las aguas que caen en el cerro por las dos vertientes, evitando que se inunde la bodega. El segundo tramo del caño posee salas abovedadas, con diferentes funciones “capillas” o “sacristías” para el mejor vino y era la zona de pisado. Se comienza a descender hacia el salón.
  • El salón o bodega es una nave longitudinal de mayor altura y anchura que los tramos anteriores. Puede ser abovedada con la propia roca o con arcos fajones.
  • Las lumbreras eran unas chimeneas de  piedra que comunicaban en exterior con el interior. Sirven para que el tufo salga por ellas y dan paso a la entrada de un punto de luz. Además a través de ellas caía la uva a una pisadera.
  • Las pisaderas eran espacios rectangulares o semicirculares, con base de ladrillo y paredes enyesadas. Allí una vez pisada la uva se obtenía el mosto que caía por unos canales excavados en piedra, hacia la boca superior de las cubas. Una gamella de madera o de corteza de olmo servia para trasegar el mosto a la cuba.
  • El tino es un espacio de gran capacidad donde se deja fermentar la uva.
  • Las cubas se montaban en el interior de las bodegas. En ella fermentaba el mosto durante 15 o 20 días, y era un momento delicado por la presencia del tufo o monóxido de carbono, podía provocar la muerte.  Para ello se accedía con un candil encendido, si se apagaba había que salir inmediatamente.
  • El prensador era el lugar donde se localizaba la prensa, no todas las bodegas tenían una. Estas prensas eran de madera luego vinieron las de fundición y las volanderas. De ellas salía el mosto que caía a unos pozos o tinetas, el diámetro de estos pocicos podía variar entre 40 a 100cm.

DICHOS POPULARES

Vino que nace de cepas,

y sales con tantos rigores,

a cuantos sin saber letras,

los haces predicadores.  

 

Por aquí entras (señal a la boca),

pasar (señal a la garganta),

y dejas el fruto (señal al estómago),

y luego vas a salir por este triste canuto (señal a la bragetera).

 

VICENTE BERDUSAN

Vicente Berdusán y Osorio nació en Ejea de los Caballeros, Aragón hacia 1632. Murió en Tudela (Navarra) en 1697. En Ejea de los Caballeros transcurrió su infancia. En 1640 quedó huérfano de padres y se trasladó a Tudela donde su tío, el arquitecto y escultor Juan de Gurrea, asumió su tutela. En 1655 se casó con Margarita Saviñan Royo y de este enlace nacieron siete hijos. Asentado en Tudela, donde vivió y trabajó hasta el 30 de enero de 1697, Berdusán abrió un taller de pintura que abasteció de pintura religiosa a un extenso territorio que tubo su centro en el valle medio del Ebro y abarcó Navarra y Aragón, con extensiones hacia País Vasco y La Rioja.

Fue artista prolífico; hay documentadas más de trescientas obras firmadas y fechadas. Su formación tuvo lugar en Tudela con su tío el pintor Fernando de los Mozos. Con él estaría unos cuatro años 1645 – 1648 y luego, se iría a Madrid quizás al taller de Carreño, pues falta de Tudela hasta 1653. Allí aprende el lenguaje de los venecianos y flamencos que se estaba gestando en la escuela madrileña posterior a Velázquez. Toma de Francisco Ricci las escenografías y los paisajes arquitectónicos como de teatro, y de Carreño el color veneciano y la técnica de manchas aprendida de Tiziano. También se aprecia que conoce el tenebrismo, la pintura veneciana y la composición flamenca. Por eso, unas veces se acerca a Tiziano, otras a Rubens y su obra es un receptáculo de distintas influencias barrocas internacionales.

Fue un pintor religioso, con alguna excepción. Está marcado por la Contrarreforma, por su sensibilidad y devociones. Se trata de un artista de espiritualidad barroca, bajo la cual pinta los temas propios de la época: milagros, santos repartiendo limosna, éxtasis, apoteosis, predicaciones, vida de la Virgen, de Cristo, la Trinidad y los nuevos santos canonizados en 1622: Santa Teresa de Jesús, San Ignacio, San Francisco Javier, San Felipe Neri, San Carlos Borromeo, San Estanislao de Kostka, Ángeles en todas sus formas y también a la Inmaculada. También pinta ciclos monásticos como es común en los artistas de entonces, con historias de la orden correspondiente con el fin de decorar los conventos.

Juan Carlos Lozano profesor de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza y especialista en Vicente Berdusán, ha documentado hasta 150 obras aragonesas de este pintor.

SUS OBRAS REALIZADAS EN MAGALLON

En la Iglesia de San Lorenzo de Magallón, correspondiendo al retablo de la Virgen del Pilar realizado hacia 1685 se encuentra un bellísimo lienzo que representa a San Miguel combatiendo al demonio. La pieza forma pareja con San Martín partiendo la capa. En la pintura vemos la influencia del artista boloñés Guido Reni, en una obra que realizó en 1635 para la iglesia de los Capuchinos en Roma, así como de un grabado de 1600 perteneciente a Johan Wierix.

El óleo que corresponde a San Martín narra un episodio de la vida del santo ocurrido en Amiens que aparece en “La leyenda dorada” de Jacopo de la Voragine. Martín era un joven soldado romano de 18 años que se convirtió al cristianismo. En la pintura de Vicente Berdusán aparece representado como un soldado montado a caballo. Es posible la influencia de otras pinturas como la serie de los “Doce Cesares” de Jan Van des Traes.